¿Qué es la domótica y para qué sirve?

La domótica es el conjunto de sistemas automáticos aplicados al hogar para facilitar las tareas cotidianas, es decir, la automatización de la vivienda teniendo todas las funciones que se realizan sin hacer un mínimo esfuerzo. La palabra "domus" en latín significa casa y "tica" en griego, corresponde a automática. En realidad, hay 3 tipos de arquitecturas, en las que se pueden mencionar: la centralizada, que controlamos todas las acciones del hogar mediante un control remoto. Luego se encuentra la distribuida, en donde el hogar recopila datos a través de sensores y realiza las operaciones mediante ciertas funciones que tiene incorporadas el sistema y por último la mixta, la cual es una mezcla de ambas arquitecturas, es decir, que parte está centralizada, con lo cual la comandamos nosotros y otra porción se controla automáticamente sin que nosotros le demos ordenes. Ya hemos mencionado las ventajas y desventajas de la domótica.

La domótica no es tan utilizada en la actualidad por la mayoría de las clases sociales debido a que implica un costo inicial enorme. No todos pueden sustentarla. De todos modos, es de creer que en un futuro las empresas que brindan estos servicios bajarán los precios y muchas personas podrán pagarlo. ¿Pero hacia dónde nos estaremos dirigiendo? ¿Esta tecnología nos ayudará en la vida diaria o simplemente nos convertiremos unos esclavos de la tecnología?

También, cabe destacar que los conceptos de domótica y de los robots domésticos están relacionados entre sí pero no significa exactamente lo mismo. La domótica es la automatización del hogar que puede ser mediante procesos o sistemas que pueden no ser robots. Entre las funciones se destacan el cierre inteligente de las persianas detectando la cantidad de luz en la sala, o el lavado de piso automáticamente, o el hecho de perfumar un ambiente cada cierto tiempo pronosticado. Estos no son robots, son sistemas. Es por ello que no hay que confundir.

Domótica, Sirve, Para, Robótica
En un futuro quizá muchas casas estén completamente automatizadas.
Ya hemos respondido qué es la domótica. ¿Pero para qué sirve? Tiene diferentes aplicaciones, entre las que se destacan la de proveer una mayor seguridad al hogar mediante cámaras conectadas a Internet filmando en todo momento, o el del cierre centralizado de todo el hogar, entre las más destacadas. También, puede traer beneficios en cuanto a el confort, ya que podemos convertir nuestro hogar en un sitio completamente innovador en cuanto a la tecnología disponible, como equipos de música, paredes de colores de acuerdo al estado de ánimo, el apagado de luz de la habitación que se quiera mediante gestos, entre otros aspectos. Quizá una de las características más importantes de la domótica es que nos permite efectivar el ahorro de energía, debido a que podremos apagar las luces que no se estén utilizando, bajar la temperatura de los calefactores si ha se ha llegado a un punto de temperatura de satisfacción, desconectar los equipos electrónicos que no se estén utilizando o incluso se pueden utilizar energías renovables como paneles solares si es que están incorporados al sistema autónomo. Podemos mencionar que en una casa automatizada, la comunicaciones entre las funcionalidades del hogar y estas con los usuarios tienen que ser efectivas.

Esto quizá sea parte de la realidad en muchos años más. Simplemente hay que esperar para que las tecnologías se adapten a la sociedad.





0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada